La iluminación es un elemento clave en la decoración. ¿Pero eres consciente de hasta qué punto? Lo cierto, es que no todas las luces causan el mismo efecto en una misma estancia, ya que varía si se trata de una luz blanca, amarilla, de la colocación de las lámparas, de si entra o no luz natural, etc.

Podríamos decir, además de los colores, que la iluminación juega un papel imprescindible en el diseño de interiores. Por lo que si quieres rediseñar el aspecto de alguna estancia de tu casa, es importante que leas este artículo antes de empezar:

iluminación en decoración

Entrada de luz natural y lámpara.

 

La influencia de la iluminación en la decoración

La iluminación no sólo proporciona la luz necesaria para el día a día, sino que hay elementos que permiten potenciar y remarcar algunos aspectos del diseño. Es decir, dependiendo de cómo se juegue con la iluminación se podrá dar calidez a una habitación, resaltar zonas determinadas, etc. Por eso es importante considerarlo en el momento de decorar la sala o la habitación.

Para entender mejor cómo influye la iluminación en la decoración, debemos conocer todos los tipos de luz de iluminación que existen:

  • Iluminación general: es la que proporciona la luz necesaria para el día a día, es decir, las lámparas del techo como tal.
  • Iluminación puntual: se utiliza para iluminar puntos concretos; ya sea un espacio de lectura, una mesilla de noche, etc.
  • Iluminación decorativa: su principal objetivo es el de aportar valor estético; como puede ser apuntar hacia un cuadro.

La iluminación no solo debe verse como una necesidad para obtener luz, sino también permite jugar en el terreno de la decoración. Por ejemplo, también se utiliza para remarcar elementos decorativos a los que se les quiere dar más importancia (como vimos con las alfombras redondas también). Es por esto por lo que el papel de la iluminación en el diseño de interiores es fundamental durante todo el proceso de diseño.

¿Cómo gestionar correctamente la iluminación en interiores?

Existen diferentes maneras de llevarlo a cabo. Lo primero es conocer el tamaño de la habitación, su orientación, la luz natural disponible y el tamaño de las ventanas. En base a eso, partiendo de la iluminación exterior, podremos conseguir iluminación interior deseada.

Empezando por la luz natural, para conseguir que pase la mayor cantidad posible de luz se necesitan cortinas ligeras y apostar por los colores claros.

iluminación en decoración

A la hora de elegir el mejor sistema de luz, influyen numerosos factores técnicos y ambientales, por lo que la solución no debe tomarse de manera precipitada. Es importante que el sistema de luz que elijamos funcione de manera óptima durante todo el año, tanto en condiciones de escasa luz natural como de abundante. Por lo que es un aspecto al que deberemos prestarle la importancia que se merece.

Una vez conseguida una buena base de luz, luego ya podremos jugar con ella para así aportar más personalidad y originalidad a cada una de las habitaciones.

 

¿Es mejor luz blanca o amarilla?

La luz blanca, pese a ser más clara, da sensación de un ambiente más frío. Mientras que la luz amarilla aporta una sensación de calidez muy singular. Todo depende de la atmósfera que se quiera construir.

Este sería un ejemplo de estancia con luz amarilla:

Y este otro un ejemplo de habitación con luz blanca:

¿Sabías que las habitaciones destinadas al descanso suelen optar por luces amarillas mientras que las destinadas a la concentración, luces blancas? Es un dato curioso pero que confirma una tendencia.

 

¿Dónde colocar las lámparas?

La situación de las lámparas de techo también es muy importante para conseguir la luz deseada. Éstas deben colocarse en puntos estratégicos, lo que serían los puntos de luz.

Normalmente, puede optarse por una gran lámpara de techo en el centro de la estancia o bien, focos LED separados de manera proporcional. En la siguiente imagen podemos hacernos una idea de cómo son:

Por medio de estos puntos de luz se consigue iluminar toda la estancia sin crear zonas de sombras. Así mismo, luego se pueden añadir luces puntuales como por ejemplo a través de lámparas de mesa, para crear zonas de relax.

También es muy importante cuidar las proporciones, para crear un conjunto armonioso.

 

¿Cómo iluminar para ver bien la televisión?

Para ver bien la TV, ésta no debe colocarse enfrente de una ventana o justo al lado (si está muy pegada). Si lo haces así, evitarás el molesto reflejo del sol en la pantalla. Por otro lado, de noche puedes utilizar alguna luz tenue, como por ejemplo una lámpara de pie. Pero nunca ver la televisión a oscuras.

¡Esperamos que estos consejos sobre iluminación te hayan resultado útiles!

Pin It on Pinterest

Share This

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar