Llega el invierno, y con ello el frío, y muchos de nuestros clientes se plantean guardar las alfombras de verano y sacar las de invierno. Estas son más cálidas, gruesas y mullidas, y su objetivo es caldear la vivienda y evitar que nuestros pies toquen el suelo helado nada más levantarnos de la cama.

Con este trasiego de alfombras que van y vienen, muchos se preguntan qué hacer con la alfombra de verano, si lavarla ellos a mano, usar la lavadora y luego guardarla durante todo el invierno; o acudir a una tintorería y dejarlo todo en manos de los profesionales. Además, ¿lavo también la de invierno antes de ponerla si ha estado guardada todo el verano? ¿Tinte o lavado a mano?

La tintorería rara vez será un error

El consejo generalizado para tratar un objeto de valor es llevarlo al lugar donde será tratado por profesionales que lo conocen. Y en el caso de las alfombras esos profesionales son los tintes. Será muy difícil dar con uno que no atienda nuestro tipo de alfombra o que no sepa trabajar según qué tejidos.

Dicho esto, aunque nuestra alfombra será bien recibida y bien tratada en la tintorería, esta puede ser una opción económicamente poco viable. El tinte no suele ser un servicio caro para el servicio que ofrecen, pero sí costoso. El servicio de limpieza de una alfombra ronda entre los 12 y los 30 euros por metro cuadrado, siempre con un mínimo por servicio que tiene precios entre los 20 y 50 euros por pieza, aunque hay excepciones.

Por poner un ejemplo, dentro de nuestra línea Shaggy disponemos de distintos tamaños (110 x 60 a 230 x 160) que con los precios de mercado tiene un gran abanico, entre poco menos de 30 euros hasta superar los 150. Por un lavado.

llevar alfombra tintorería

Alfombras que pesen mucho, especialmente grandes, difíciles de transportar o con un tejido especial o delicado podrían disparar estos precios. Esto hace que nos planteemos limpiarlas nosotros en casa.

Las etiquetas nos dan algunas pistas

Hay alfombras que no pueden ser lavadas a mano ni en las máquinas que tenemos en casa, y que indican claramente el uso de productos (percloroetileno o disolventes fluorados) o técnicas de lavado (como el lavado en seco) que no tenemos en nuestro hogar. En ese caso opca opción tendremos, y la veremos señalada en los diferentes símbolos de las etiquetas.

Sin embargo, la mayoría de las alfombras pueden ser lavadas a mano, siempre siguiendo estos pequeños consejos que ya dimos en su día; o lavadas a máquina cuando tengamos una lavadora y secadoras que no dañen los tejidos.

¿De verdad hemos de limpiar a fondo nuestras alfombras?

El problema de almacenar un tejido durante mucho tiempo es que corremos el riesgo de que las bacterias y los hongos campen a sus anchas. Pero hay métodos que hacen que sea más seguro guardar nuestras alfombras:

  1. Limpiar las manchas visibles que veamos sobre el tejido. Estas manchas, especialmente si son recientes, sirven de apoyo a los hongos.
  2. Guardarlas en lugares poco húmedos y sin oscuridad suele ser difícil, pero podemos, por contra:
  3. Guardarlas bien envueltas en un plástico que no permita el paso del aire.

Tanto bacterias como hongos necesitan temperatura y oxígeno para prosperar. Si se lo negamos haremos algo similar a lo que hace nuestro congelador: detener los procesos bióticos, frenar su avance.

Estos hongos pueden deteriorar los tejidos, pero también pueden hacer que la alfombra huela muy mal. Por descontado, aunque no veamos una mancha visible no se recomienda guardar durante meses una alfombra que tenga un olor peculiar. En este caso quizá lo más recomendable (pese al coste) sea acudir a la tintorería.

Algunas tintorerías guardan las alfombras

Para hacernos la vida más fácil, algunas tintorerías guardan nuestras alfombras en sus almacenes durante los periodos en que no vamos a usarlas, y nos llaman con el cambio de estación para retirar unas y servir otras.

Esta puede ser una opción interesante por comodidad, especialmente si no disponemos de una vivienda demasiado grande o tememos que la humedad de sótanos y desvanes perjudique nuestras alfombras durante todos esos meses almacenadas. Sin embargo, no es una alternativa demasiado asequible, ya que el almacenamiento será un extra al lavado.

¿Y si nuestra alfombra es fija, la limpio con el cambio de temporada?

Alfombra limpiar tinte tintorería o en casa

Ya hablamos en su momento de los pros (y los muchos contras) de las alfombras y moquetas fijas. Su limpieza y mantenimiento es complicado, y aunque no se retiran para las distintas estaciones, conviene de vez en cuando llamar a un servicio de limpieza a domicilio.

Estos son aún más costosos que el tinte al que acudimos con nuestra alfombra (porque han de desplazarse) pero merecerá la pena la higiene, especialmente si vivimos con mascotas o si tenemos niños pequeños en casa.

 

Mantener nuestras alfombras en buenas condiciones durante todos los meses del año es para muchos una prioridad, incluso si no las vamos a usar durante ese tiempo. Las alfombras y moquetas son objetos que esperamos que duren años, incluso décadas, y nos acompañen de una casa en otra si nos mudamos. Qué menos que cuidarlas para que perduren, ¿verdad?.

Imágenes | Trang Nguyen, Daniela Rey

Pin It on Pinterest

Share This

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar