La combinación de los colores en decoración

A la hora de decorar una estancia, no todo vale, debido a que combinar correctamente los colores es la base para que el resultado sea atractivo. Pero… ¿cómo combinar los colores en decoración? ¿Qué colores combinan bien entre sí? ¿Qué combinaciones son las más arriesgadas y cuáles se deben evitar? A continuación respondemos a todas estas preguntas.

Cómo combinar colores en decoración

Los colores en decoración son de gran importancia debido a que debes elegirlos de tal forma que combinen bien los unos con los otros, para que cada elemento que añadas a esa estancia tenga sentido. Entonces… ¿cómo combinarlos?

En primer lugar, es importante conocer el concepto de colores primarios. Estos son el rojo, el azul y el amarillo, que a su vez son el origen de los demás. En el momento en el que mezclamos estos colores, obtenemos los secundarios, es decir, el naranja, el violeta y el verde. A su vez, si mezclamos un primario con un secundario, obtenemos los terciarios.

Una vez entendido el origen de los colores, debes preguntarte cómo quieres decorar tu casa, porque podrás elegir tonos cálidos o fríos. No son solamente un color, sino que podrían influir en tu estado de ánimo y determinar la personalidad de tu casa.

  • Los tonos cálidos proporcionan sensación de sencillez, alegría, vitalidad, minimalismo, permiten que entre más luz, etc.
  • Los tonos fríos provocan una sensación de calma, tranquilidad, zen, etc.

¿Cuáles son los tonos cálidos? Son principalmente los formados por el rojo y el amarillo. En cuanto a los fríos, son el azul y sus mezclas. Asimismo, también tenemos colores neutros, como por ejemplo el violeta o el verde.

 

Las mejores combinaciones de colores

Monocromático

Consiste en un solo color y sus distintas variantes al añadir blanco o negro. Se consigue profundidad pero también ir a lo seguro, por lo que es una combinación conservadora. Por ejemplo: distintas tonalidades de beige, de grises, etc. Es quizás el estilo de decoración más sencillo, pero podrás darle vida con alfombras y otros elementos decorativos.

Si apuestas por el estilo monocromático, una de nuestras alfombras yute de fibra natural quedará perfecta. Y ya ves que hay varios colores disponibles…

Armónico

Para conseguir una decoración armónica deberás elegir dos o tres colores que se encuentren juntos en el círculo cromático y tengan la misma temperatura. Uno será el principal, mientras que los demás se encargan de que resalte. Por ejemplo: azul, verde y azul verdoso; verde amarillento, amarillo y amarillo anaranjado, etc. Hay muchísimas combinaciones posibles.

Si te gustan las alfombras con distintos colores podrás tenerlas y serán la clave de la estancia. No tienes más que ver la anterior imagen, con la colección Safa como protagonista.

 

Complementarios

Aquí ya se juega con los contrastes. La clave está en elegir un tono principal y su opuesto. Éste segundo será utilizado poco pero para jugar con contrastes. Si quieres ir a lo seguro puedes optar por tonos pastel o probar con rojos-azules, violetas-amarillos, etc.

¿Te gusta este tipo? En ese caso, echa un vistazo a nuestras alfombras modernas.

 

Neutros

Los colores neutrales son una manera de ir más a lo seguro, por lo que se trata de combinar tonos como blanco, negro, cremas, beige, grises, etc. Es un estilo clásico, elegante, sencillo, minimalista… no pasa nunca de moda e incluso podrás añadir algo de color para marcar la diferencia y darle un toque de personalidad. Esto último se conoce como neutral con color.

 

Si quieres huir de lo arriesgado y buscas sencillez, descubre las alfombras lisas.

 

¿Qué combinaciones son las más arriesgadas?

Los colores complementarios son posiblemente la opción más arriesgada (por ejemplo: rojo y verde),  porque si no eliges bien los colores podría no gustarte el resultado o incluso agobiarte o aburrirte. Es importante que partas de una base y vayas añadiendo pequeños toques de color para marcar la diferencia.

 

¿Qué colores no combinar nunca?

Hay combinaciones de colores que siempre terminan mal. Por ejemplo, el negro-marrón es ya un clásico, mientras que el negro y el azul tampoco casan bien en decoración.

Por otro lado, también debes evitar el uso de colores arriesgados, como los fluorescentes o neón. Te terminarán aburriendo más rápido de lo que imaginas y podrías poner tu casa patas arriba en cuestión de pocos meses.

Así que si quieres ir lo seguro, elegir colores en decoración neutrales o monocromáticos siempre será un acierto. Y no te olvides de darle ese toque de color que marque la diferencia…

Un truco, es que elijas una base de decoración sencilla (de uno, dos y máximo tres colores) y luego vayas añadiendo esos toques de color característicos con elementos como alfombras, cojines, cortinas, etc.

¿Te ayudamos a elegir tu alfombra? ¡Pregúntanos!

Pin It on Pinterest

Share This